Las progressive web apps (PWA) se han convertido en el último grito de moda en tecnología. Dentro del mundo de las aplicaciones, cada vez son más los usuarios y clientes que apuestan por ellas. Sin embargo, queremos aprovechar para comentar contigo las ventajas y los inconvenientes que tienen estos modelos.

Principales ventajas de una PWA

Para empezar, una app progresiva es aquella que puede funcionar tanto como página web, como aplicación. Es decir, permite interactuar y a su vez, acceder a la información. Un sistema revolucionario que, sin duda, parece unir ambos mundos. Estas serían sus principales ventajas:

– Son seguras. Emplean un HTTPS como lenguaje, por lo tanto, no suponen ningún problema. Esto es interesante de mantener, piensa que cada día hacemos más cosas en Internet y, precisamente, la seguridad es lo que garantiza que podamos hacer esto.

– Progresivas. No importa el tipo de navegador o de formato que tenga el usuario, se adaptan a él con facilidad. Una ventaja considerable, ya que no suponen un desembolso extra de equipo o de tecnología.

– Todos los dispositivos. Evidentemente, están pensadas para móviles, tabletas y portátiles.

– Funcionan como aplicaciones. Es decir, tienen un uso claro y uno se puede manejar con ellas con facilidad. Por lo tanto, esto implica añadirle dinamismo a una página web o, a la inversa, profundidad a una aplicación.

– Se actualizan automáticamente. Nada más abrir la aplicación, esta ya se estaría actualizando. Es una comodidad extra que hay que tener en cuenta.

– Son enlazables. No cambian dentro del sistema de link building, en este sentido, funcionan como una página web más a la que se puede llegar mediante enlaces, puesto que dispone de una URL. Algo que, por ejemplo, no sucedía en el caso de las aplicaciones.

– Interés del usuario. Estas aplicaciones pueden enviar notificaciones, avisos y mantener un importante contenido para los usuarios, algo que hace que ellos, evidentemente, aumenten su fidelidad o engagement para con esta.

Los inconvenientes de la PWA

Aunque las ventajas son muchas, hay que tener en cuenta todavía la novedad que supone este formato. Precisamente de ahí, de su pequeño recorrido, nacen sus principales inconvenientes.

– Poca compatibilidad. Ya sea con navegadores o con sistemas operativos, todavía queda un largo recorrido para que estas aplicaciones se puedan emplear en cualquier tipo de aparato y con la misma libertad con la que se navega por páginas web.

– No están posicionadas en el mercado. Ten en cuenta que los principales gigantes de la industria están a su favor, sin embargo, todo puede suceder. De momento, en líneas generales, no ofrecen garantía alguna.

– No se posicionan en las tiendas. Las aplicaciones se venden u ofertan en las tiendas. Pues ahí encuentran el problema, ya que estas apps progresivas no encajan directamente con esos formatos.

En conclusión, las progressive web apps son un interesante intento por aunar una página web con una aplicación móvil. Sin lugar a dudas, poseen muchas ventajas, pero todavía quedan por estudiar una serie de puntos y salvar obstáculos para que puedas disfrutar por completo de ellas.

                                                                                                                                  Autor: stevepb

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This